La flexibilidad en la terapia virtual (Andrea Battilana-Team Emotional MAB)

A raíz de la pandemia y las restricciones planteadas por el gobierno, muchos terapeutas nos hemos visto confrontados con el reto de atender a la distancia. Esto implica que, tanto nosotros, como los padres, y los pacientes respectivamente, nos adaptemos a los cambios que la distancia supone. Sin embargo, vale la pena preguntarse, ¿en qué consisten estos cambios? ¿qué ventajas o desventajas surgen a partir de ellos?

Resulta inminente responder estas preguntas, ya que, se puede observar en la actualidad a muchos padres preocupados por el estado emocional de sus hijos. Padres que, desean ayudar y brindar un apoyo o acompañamiento terapéutico a sus hijos pero que, sin embargo, el iniciar un proceso terapéutico los lleva inevitablemente a cuestionar si la terapia virtual realmente funciona, o si es mejor esperar a que se retomen las terapias presenciales. 

Uno de los cambios más importantes, y el más resaltante de todos, es el de atender de manera virtual. Hoy en día las plataformas de Zoom, WhatsApp, Google Meets, etc., han adquirido un significado y relevancia totalmente distinto al de hace unos años. Por lo tanto, uno de los cambios más importantes se puede observar en el lugar donde se da la terapia, siendo antes vital para el proceso que la terapia se de en el consultorio del terapeuta, hoy en día en cambio, resulta vital el que sea en cualquier lugar donde tanto el paciente como el terapeuta se sienta seguro y en confianza, mientras por supuesto, se respete la confidencialidad y privacidad del espacio. 

Estos retos y cambios inesperados han obligado a los terapeutas y pacientes a adaptarse de formas que antes no se consideraban posibles. No obstante, es gracias a estos cambios y retos que, tanto padres como terapeutas, han podido desarrollar o maximizar ciertos recursos que permitan la continuidad de los procesos terapéuticos establecidos antes de la pandemia, así como establecer la confianza suficiente como para apostar que un proceso terapéutico a distancia, puede ser igual de efectivo. 

Más allá de los cambios, es importante recalcar las ventajas y desventajas de los procesos virtuales también. Si bien es cierto se ha perdido la presencialidad de los encuentros o el poder estar cara a cara en un mismo ambiente con el paciente, también se ha ganado algo: el poder acompañar al paciente en más lugares y momentos que antes. La flexibilidad que la virtualidad ofrece nos permite tener sesiones con pacientes en distintos países, pacientes que, a lo mejor, han viajado pero que, sin embargo, desean continuar con su proceso. Se pueden observar también a pacientes que se encuentran en otros continentes, con distintas zonas horarias que el terapeuta, pero que, por disposición de ambos, encuentran la manera de sostener sus sesiones. 

La flexibilidad ofrece la posibilidad de presenciar momentos o situaciones específicas de la vida del paciente que, a lo mejor, antes no hubiera sido tan fácil de tener en cuenta. Además, brinda a los pacientes, tanto niños como adolescentes, la oportunidad de mostrar lo que desean de su contexto, desde su familia hasta a las mascotas, desde los amigos hasta los vecinos y los alrededores de su hogar. Esta oportunidad de moverse los invita a buscar y crear espacios donde se sientan cómodos y, en algunos casos, luchar por su intimidad y privacidad para poder construir estos espacios respectivamente. Asimismo, la flexibilidad les brinda una libertad que antes no tenían, de llevar consigo al terapeuta a donde ellos quieran y crear un mundo en conjunto.

La visión facilitada por la flexibilidad implica que el terapeuta pueda observar desde otra perspectiva la vida del paciente, así como de su contexto, y de lo que éste decide mostrar. Esto, resulta de gran importancia para el proceso terapéutico, en la medida en la que permite tener más presente ciertos factores que antes no se tenían en cuenta sobre la vida y el entorno del paciente.

Si bien es cierto hay ciertas variables que se han perdido a raíz de las terapias a distancia, hay otras que se han ganado, como la flexibilidad, y que son de gran ayuda para el terapeuta, ya que brindan la oportunidad de obtener más información o material de análisis del paciente, y de esta manera, conocer mejor su mundo interno, así como generar intervenciones que permitan un apoyo más adecuado para ellos. Además, la terapia virtual confronta, y al mismo tiempo ayuda, a los niños y adolescentes con el reto de tener que desarrollar recursos nuevos para sostener los vínculos en la virtualidad, tanto con amigos, como profesores, y familia. 

Finalmente, la capacidad de adaptarse, la flexibilidad, la confianza en uno mismo, la espontaneidad, la asertividad y la creatividad, son algunos de los recursos que los pacientes se ven obligados a desarrollar o potenciar a través de la constancia de las terapias virtuales. Recursos que, de alguna u otra manera, van a ser fundamentales al momento de retomar las clases presenciales, ya que son habilidades necesarias para la vida en general, y que han sido perdidas o poco desarrolladas a raíz del aislamiento obligatorio. Sin duda, estas habilidades puestas en práctica constante a través de los procesos terapéuticos a distancia, les permite a los niños y adolescentes tener una transición más cómoda y no tan amenazante a las clase. De esa manera, el retomar sus actividades resulta menos angustiante, y se les da la oportunidad de disfrutar con menos ansiedad el regreso al colegio y a la socialización, así como tener más herramientas para su desarrollo a futuro.

podría interesarte

Asia ilimitada (Macarena Arribas- Fundadora de MAB)

9 Julio, 2021

Educación a distancia (Mabe Luque-Team Emotional MAB)

9 Julio, 2021

El Impacto de la Inteligencia Emocional en el Aprendizaje (Fiorella Velarde-Six Seconds LATAM)

9 Julio, 2021

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar y mejorar toda tu experiencia con nuestro sitio web y nuestras herramientas. Al hacer clic en Aceptar, aceptas todas las cookies y tecnologías. Para obtener información adicional, consulta nuestra .