Dame un segundo que me conecto… Beneficios de la psicoterapia virtual (Thaiza Arizmendi – Emotional MAB)

por Thaiza Arizmendi

El escenario cambió… Antes uno iba al psicólogo, o donde su terapeuta. Ahora a la hora acordada clickeas el botón de videollamada, desde el lugar en que sea cómodo y privado en ese momento, el escritorio, cama, sala, parque, carro o hasta en el techo de la casa. ¿Se habrían imaginado los precursores de la psicología y la psicoterapia que algún día sería posible que terapeuta y paciente puedan realizar el trabajo terapéutico cada uno desde su casa? Como psicóloga he visto múltiples escenarios. En muchos casos no sabes dónde podría encontrarse el paciente la siguiente sesión. Pero por más que cambie el escenario, hay elementos que se mantienen invariantes, los actores y la obra se mantiene. El mismo terapeuta estará siempre en la pantalla, y el trabajo de pensar juntos, elaborar, descubrir y cambiar seguirá su curso. La presencia física es un factor importante a la hora de vincularnos, pero no es necesariamente un requisito. El distanciamiento físico no implica distanciamiento afectivo.

Muchas dudas pueden surgir al respecto ¿La psicoterapia virtual me ayudará? ¿Cómo funciona? ¿Será lo mismo que la terapia presencial? ¿Seguro que es más impersonal? Son clásicas preguntas que pueden surgir al pensar en la terapia virtual. De hecho, la modalidad virtual de la terapia ya existía desde hace años, pero no se prefería en comparación con ir al consultorio a sentarse en el sillón. La pandemia colocó a esta alternativa como la mejor posibilidad de poder dar y recibir ayuda psicológica para hacer frente a las emociones de angustia, ansiedad y estrés producto de la pandemia y aquellas dificultades que venían arrastrándose de antes.

Definitivamente no es lo mismo la psicoterapia virtual que la presencial, pero eso no quiere decir que una es mejor que la otra. Cada una es distinta y se trabaja de modos diferentes.

Pero ¿Cómo es la psicoterapia virtual? Las sesiones funcionan por medio de videoconferencia desde plataformas que dan este servicio. La videoconferencia es la plataforma más común y la más recomendaba. Otras opciones son por teléfono o incluso chat, cuando la persona tiene poca posibilidad de tener un espacio privado. He probado todas estas opciones, incluso hay pacientes que las mezclan: mientras que estás haciendo videollamada te escriben por chat algo más privado para que nadie pueda escuchar. Se va creando un nuevo idioma, un nuevo sistema de comunicación con cada paciente, una nueva complicidad en el vínculo.

¿De qué manera puede ser beneficiosa una terapia para una persona? La psicoterapia te da la oportunidad de ser escuchado y pensado por una persona, y así encontrar juntos áreas de mejora y potenciar recursos personales, aliviar el sufrimiento provocado por diversas problemáticas, desarrollar mayor tolerancia a la frustración y una manera distinta de mirar las dificultades del pasado. En el espacio terapéutico, uno puede conocerse más a sí mismo y así comprenderse mejor, a partir de la mirada empática del terapeuta. Al poder comprender lo que sucede en el mundo interno, tendremos posibilidades de desarrollar herramientas que nos permitan realizar acciones en el mundo externo orientadas a lograr un mayor bienestar emocional.

El no poder desplazarse e ir al consultorio y estar con tu psicólogo no es una limitación para lograr los objetivos de una terapia. El trabajo está relacionado al diálogo que surge entre paciente y terapeuta. Es verdad, la presencia física ayuda a mantenernos en cercanía y es otra forma de comunicación, pero no es lo único que se necesita en las sesiones. Las herramientas y el proceso se adaptan al medio que se utilice. Con los niños ha sido un poco diferente. Ahora se usan juegos en el internet, se comparte la pantalla, la pizarra o se juega con el micrófono. También es con los propios juguetes del niño y terapeuta que, a través de la pantalla, empieza el juego. Un juego compartido, un juego en el que se siente que desaparece la pantalla y se despliega la imaginación, abriendo la posibilidad de crear, inventar y renovar.

La psicoterapia virtual, en el momento en el que vivimos, ha ayudado a las personas a tener la oportunidad de continuar con sus procesos terapéuticos. Asimismo, muchas otras, han tenido la oportunidad de comenzarlos. Incluso hemos expandido nuestros horizontes, pueden llegar a consulta personas que están a kilómetros de nosotros, no sólo dentro de la misma ciudad. Hasta personas de otras provincias se han podido beneficiar del apoyo psicológico a distancia. Los recursos tecnológicos y las redes sociales son herramientas que nos permiten seguir conectándonos, entre nosotros y con nuestros pensamientos y emociones, sin que la distancia geográfica o el distanciamiento social sean un impedimento.

podría interesarte

El famoso “déficit de atención” (Ernesto Reaño- psicólogo clínico y lingüista. Director fundador de EITA)

9 Julio, 2021

¿Y la empatía? (Macarena Arribas- Fundadora de MAB)

9 Julio, 2021

5 años de MAB (Macarena Arribas- Fundadora de MAB)

9 Julio, 2021

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar y mejorar toda tu experiencia con nuestro sitio web y nuestras herramientas. Al hacer clic en Aceptar, aceptas todas las cookies y tecnologías. Para obtener información adicional, consulta nuestra .